GHOST | 13 de abril | Razzmatazz (Barcelona)

GHOST: LA VISITA DE SU SANTIDAD

En una gran mayor parte del país se iniciaba las procesiones de Semana Santa mientras que en la ciudad condal recibiríamos la visita de la banda GHOST. Tras la reciente noticia del cambio de sala, los suecos presentarían su gira “Popestar” en la sala principal de Razzmatazz. Bajo un sol de escándalo, un gran número de seguidores ya esperaban a las puertas para disfrutar de la ceremonia. Pero antes, les tocaba el turno del dúo americano ZOMBI.

No pudimos atender mucho a la banda telonera procedente de Pittsburgh. Su música synthwave atrajo a un buen número de asistentes ya que la sala se presenciaba llena a media tarde. Su música estaba muy bien ejecutada, recordándonos a melodías bastante retro por parte de Steve Moore a los sintetizadores y al bajo. Nada que ver con lo que veríamos a continuación pero una buena elección para ir calentando motores.

Mientras se escuchaba a ZOMBI se podía ver la magnitud del escenario y lo que escondía esas inmensas telas negras. Dividido en tres niveles, el dúo estadounidense estaba en lo que sería la platea. Mientras que una parte de la banda sueca estaba alzada en el piso de arriba. Mediante una moqueta de cuadros, como un tablero de ajedrez, imitando al típico suelo de mármol de un edificio, se veía todo un gran juego de luces que se encargaría de acompañar al espectáculo sueco.

Ver a GHOST es como estar disfrutando de una obra. La banda lo tiene todo premeditado y ensayado para que salga a la perfección siempre. Ante una luz celeste se empezaba a escuchar el coro “Miserere Mei, Deus”. Es el salmo 51 del Antiguo Testamento que compuso Gregorio Allegri en el siglo XVII. Precisamente se compuso para los maitines de los miércoles y viernes de Semana Santa. Pero GHOST la suele utilizar como previa a su gira y daba la casualidad que estábamos en jueves Santo.

Aparecen los técnicos de escenario, hacen una reverencia al público y retiran las grandes telas. La luz se teñía de rojo para dar paso a “Masked Ball” de Jocelyn Pook. Este tema es conocido por la película de Eyes Wide Shut de Stanley Kubrick. Inmediatamente salían los Nameless Ghouls para interpretar “Square Hammer”, el único tema que realizan de su último trabajo “Popestar”. Todos posicionados y ante un gran manto de humo aparece en la escalera central el Papa Emeritus III para dar paso a la letra, aunque sus fieles seguidores ya se habían adelantado.

Ghost17_3

La banda realizó una pequeña recopilación de sus tres trabajos discográficos. Continuaron con tres canciones de dichos discos: “From the Pinnacle to the Pit”, “Secular Haze” y “Con Clavi Con Dio”. Al más puro eclesiástico, Papa Emeritus III iba desplazándose por el escenario pausadamente mientras que los Ghouls se movían con frenesí. Previo a “Body and Blood” fue cuando se dirigió con unas palabras al público y presentó a sus dos hermanas elegidas para ofrecer a la primera hilera del público el cuerpo y la sangre de su Señor.

Ghost17_2

Al final la ofrenda, su Santidad desaparece para dar paso a sus siervos a interpretar “Devil Church”. Esto daría paso a las primeras notas de su primer éxito del “Meliora”: “Cirice”. Y así, tras los primeros riffs distorsionados aparecía de nuevo Papa Emeritus III sin sus prendas Papales. Sin apenas descanso alguno la banda iba recitando sus temas que tenían planeados en el set-list. Casi calcado que en su anterior visita en Barcelona, para la gente fue toda una ilusión el poder disfrutar de estos temas en directo.

Ghost17_1

Los miembros de GHOST empezaron a mostrarse agradecido ofreciendo púas tras sus últimos temas. Tras la descarga de “Year Zero”, “He is”, “Mummy Dust” en la que se completó con una lluvia de confeti y billetes personalizados de la banda. Terminaron su segundo acto con “Ritual”, otro tema de su primera y olvidada obra “Opus Eponymous”.

Ghost17_4

La gente aún quería más y tras un pequeño discurso por parte de Papa Emeritus III, agradeciendo al público por haber venido terminaron con “Monstrance Clock”. Un tema que el frontman pide al público que cante con él. La banda sueca se ofreció muy agradecida ante el público catalán. Mientras éste abandonaba el reciento, entre comentarios y conclusiones, sonaba de fondo otro cántico que utilizan para terminar sus shows: el himno de “The Host of Seraphim” del dúo anglosajón Dead Can Dance. No podría haber otro tema con el que se podría finalizar el concierto de GHOST. Un auténtico espectáculo digno de ver, cuan si fuese una magna obra estando todo bien organizado y ensayado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.