WATAIN y ROTTING CHRIST | 14/11/2018 | Razzmatazz 2 (Barcelona)

Crónica WATAIN y ROTTING CHRIST en Barcelona. Me gustó al acceder a la sala cuando finalizaban los primeros y comprobar que no había sido reducida por lonas como a veces sucede, sino que estaba lista para albergar un buen número de ávidos del black metal y metal extremo. Apuesto a que todos recibimos en más o menos grado aquello que ansiábamos, música metal directa e inmediata..

Así entre la pausa y el goteo de gente que se acercaba al escenario llegó el momento de ROTTING CHRIST. Primeros temas de los griegos y todos se empujaban y se aplastaban camino hacia el frente. Abrieron con “666” y no había una persona parada en ese lugar. ROTTING CHRIST es una banda increíble en directe.

La voz de Sakis sin llegar a ser todo lo extrema por la rudeza de su música, resonó sobre la multitud. Mucho pelo de un lado a otro con un headbanging multitudinario. Cada canción una tras otra se enlazaba a la perfección con dosis equilibradas de fuertes y directos sonidos rompecuellos y otros tantos para gritar “Eh! Eh!” con el puño en el aire en sincronía.

El set fue una mezcla de canciones del nuevo álbum Rituals y otros como la atronadora “The Sign of Evil Existence” contenida en “Thy Mighty Contract”. Cerraron el show con “Grandis Spiritus Diavolos” lacerando una excelente y potente actuación dejando de lado temas más suaves que no aplicaban en esta velada.

WATAIN es uno de los nombres más exuberantes y notorios del Black Metal moderno. Desde su aparición en 1998, los suecos se han forjado una reputación formidable gracias a un sólido catálogo de discos y actuaciones en vivo incendiarias, nunca mejor dijo a juzgar por la multitud de fuego que usa. Hacía mucho que no se dejaban ver por la península y ha regresado con el Trident Wolf Eclipse.

En este punto de su carrera, WATAIN no necesita presentación y conocidas de sobra las prácticas rituales de la banda y el amor por el fuego y el espectáculo que les han ayudado a impulsar las alturas de la música extrema. Su puesta en escena cargada de iconografía de satanismo, demonio, horror en forma visual y palpable es impactante.

Aparición de Erik con su antorcha de mando para encender las lámparas de aceite que daban inicio al ritual para la consagración del demonio. Como conjuro, “Storm of the Antichrist” y la vigorosa “Nuclear Alchemy”. Con ellas quedó claro de inmediato que WATAIN tenía la intención de destrozarnos y lo lograron a través de una exhibición en vivo formidable y visceral comandados por los gritos desgarradores del líder Erik. Danielsson.

Los suecos dejaron que su música hablara y operando como una máquina bien engrasada, la banda repasó un conjunto de temas que cubría todos los tramos de su carrera. Desde el icónico “Malfeitor” hasta su más reciente “Towards the Sanctuary” pasando por el corte clásico de “On Horns Impaled”. La banda no dejó piedra sin remover y cada canción se interpretó de forma experta para crear el caos en la sala.

Como prueba de su capacidad para mantener su intensidad, WATAIN ofreció un impactante espectáculo. Con este nuevo álbum bajo el brazo abren un nuevo capítulo en la exploración de la banda sobre el horror y el ocultismo. Fue una actuación estrecha y visceral centrada en estos temas por parte de una de las bandas más fuertes del black metal moderno.

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.