Crónica de Dying Fetus |13 de Noviembre | Sala Mon

Dying fetus+ Psycroptic+ Beyond Creation+ Disentomb

¿Cuántos grupos más brutales conoces que Dying Fetus conoces? Pues si a eso le añades 3 bandas más de Death metal, tienes posiblemente una de las tardes más apabullantes de tu vida. ¿Pero sabes que es lo mejor de todo?. Que era lunes 13 de noviembre a las 18:00 de la tarde y la sala estaba llena de gente que pensaba como yo. Que se iba a armar la gorda.

Llegué bastante puntual a la sala Mon (antigua Penélope) y aun así me tocó ponerme al final de una larga cola. En seguida abrieron puertas y como siempre, nos acercamos a la zona de merchandasing que hay subiendo las escaleritas que te guían el camino con sus luces de led azul. Quería pillarme un parche de los canadienses Beyond Creation, pero ya no les quedaba, así que me fui con las manos vacías. Aun que me sorprendió ver como volaban las sudaderas de Dying Fetus, por lo menos compraron cuatro en el ratito que estuve por allí.

Después de echar el ojo por ahí, me posicioné ya para ver al grupo encargado de abrir, los australianos Disentomb y su Brutal Death Metal, plagado de gruñidos de cerdo en las letras. No entendí ni una sola palabra de lo que cantaron. Canciones cortas y tralleras a más no poder. Tocaron solo media horita, pero el batería ya estaba sudando desde los primeros compases. Yo me hubiese desmallado si hubiese hecho el mismo esfuerzo que él. La peña les observaba atentamente, pero sin mucho movimiento, mientras tocaban algunos de sus singles, Vultures Descend o Pyres Built from Their Severed Wings de su álbum Misery. Son buena muestra de su música, para aquellos que no les conozcan. Riffs endiabladamente rápidos y una batería atronadora bajo los gruñidos del cantante. Personalmente diré que no venía mucho por esta banda. Pero siempre esta bien conocer nuevas cosas.

Una vez acabaron, primer cambio de grupo, chequeo de las baterías y prueba a punto de los amplis. Era el turno de mis queridos Beyond Creation y solo con verles calentar, ya entiendes porque son una de las bandas de Death metal Técnico más respetado del mundo. Simplemente genial, creo que no fui el único que se quedó embobado mientras lanzaban mil notas en un minuto, haciendo toda forma de rasgar las infinitas cuerdas que había en sus guitarras y sobretodo, ese bajo mágico que podría patear el culo a cualquier guitarrista. Canciones como Fundamental Process o Earthborn Evolution los avalan. Ver una banda así en vivo con todo el talento que desprenden, es simplemente increíble. Y es que no solo hacen una música sin alma y con mil notas, sino que consiguen melodías increibles y una estructura compleja pero que no aburre. A este si que se le entendían cosas al cantar. Completaban el Setlist: Aura, L’exorde, Omnipresent Percepcion y Neurotical Transmissions. Ya os afirmo, que la próxima vez que vuelvan a este país, me podréis encontrar mirándoles fijamente sin perder detalle.

Cambiando ahora un poco de aires, aunque seguro que a alguien no muy metido en el tema, les parecerán los cuatro grupos iguales y horrendos. Se veía a toda la gente luciendo sus mejores galas, negras y de grupos con logos ininteligibles. Como toca. Yo ya casi se diferenciarlos, gracias a un juego de móvil que trata de un ahorcado con bandas de metal extremo, perfecto para el metro. Los siguientes en subir al escenario eran también los australianos Psycroptic. Agresivos y rápidos que empezaban el concierto con Echoes to Come, perfecta para abrir boca. El nivel vocal es impresionante, Ob(servant) me dejo alucinado. Menudo taladro piñón. Sin duda dormimos bien esa noche todos. Aunque me sorprendió que no hubiesen pogos hasta Dying Fetus. Porque si suena The Colour of Sleep te incita a ello, sin parar durante sus cinco minutos. El sonido de la sala fue excelente, durante todos los conciertos. No diré lo mismo de las luces, donde al no haber casi humo, no se apreciaban como tocaba los haces e incluso los focos directos llegaban a molestar a los ojos. Para irse contentos a casa, cerraron con su clásica Cold.

Para terminar, Dying Fetus y su larga trayectoria que les marcaba la entrada a una sala, llena de fieles fans deseosos de darlo todo con ellos. Plantaron dos banderas gigantescas en el escenario (tanto que tapaban los focos de la contra) y esa batería preciosa de doble bombo que atronaba de una manera infernal cuando empezó a sonar el primer tema From Worb to Waste. Tres tíos haciendo más ruido que mil batidoras. Sin palabras. Es como si un tanque te pasase por encima. Sonaron Induce Terror, Inver the Idols y One Shoot One Kill, entre otras. Me llamó mucho la atención el juego a dos voces que hacen en directo. Entre los rasgados más alargados del bajista y los gruñidos más cortantes y graves del guitarrista. Y como los grandes del Rock, hicieron un par de bis. Que no se crean que solo lo puedan hacer los Rolling Stones. Praise the Lord uno de los temas, que ya tiene algunos añitos y la excesiva Kill Your Mother, Rape your Dog creo que sólo con el nombre, ya te puedes hacer una idea de qué va esto. Sin duda una de las bandas más contundentes que se pueden ver en directo.

A lo tonto, fueron casi cuatro horas y pico de conciertos de Metal Extremo de un alto nivel. Sin duda esto no pasa ni un día e increíble Madrid de que haga posible que un lunes más, sea bien marcado en el calendario con la increíble acogida por parte de la gente que llenó la sala y lo dio todo con cada grupo. A la próxima más, aunque más tralleros será difícil.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.