Barcelona sumida entre las llamas y centellas de RAMMSTEIN

Barcelona sumida entre las llamas y centellas de RAMMSTEIN. Crónica del concierto de RAMMSTEIN en Barcelona | 01/06/2019 | Estadio RCD Español. 30 segundos sobre el escenario y ya comienza la “mascletá”. De esta forma arrancaba una de las giras que dentro del metal más expectaciones genera, sobre todo si van contando las fechas en estadios por «no hay entradas«. Y aquí no iba a ser menos porque el estadio de Cornellà estaba repleto hasta la bandera.

Crónica del concierto de RAMMSTEIN en Barcelona

Espera amenizada por el dúo de pianistas Duo Jatekok. Dos mujeres francesas galardonadas con diversos premios de música en su país y en el que tiene bastante fama. Interpretaron temas en versión libre de los alemanes, dispuestas en un lateral de la pista en una especie de segundo escenario en forma de cubo que luego sería usado por el propio RAMMSTEIN .

Till Lindeman y los suyos saben que gran parte de su fama se sustenta en el espectáculo y los detalles que van a apareciendo sobre el escenario – o fuera de él- Por ello, y no puede ser menos, el escenario. El más impactante que he visto nunca. No sólo por grande, sino por las connotaciones que transmitía según la iluminación del momento.

A veces podría parecer una nave industrial de la guerra fría oculta con luces tenues rojas, o el laboratorio de algún biólogo famoso haciendo pruebas macabras con humanos o el cuartel general de algún movimiento social cubierto de blasones rojos con cierto escudo negro sobre fondo blanco. Sea como fuese o quizá fruto de mi imaginación, el escenario estaba pensado para lucir y ser una parte protagonista y así fue, porque el juego de luces, pirotecnia y fuego fue épico.

A su vez, también me gustó el recinto para conciertos de estas alturas. Estadio cómodo, accesible, de rápida entrada y evacuación. Con una cercanía al escenario bastante soportable. Creo que el estadio del RCD Español se puede convertir en sede de grandes eventos para la grandes giras que puedan recalar en Barcelona.

Comienza RAMMSTEIN

Comienzo del concierto y el público un poco frío en su respuesta excepto los incondicionales de la parte delantera central de la pista. Para entrar en situación eligieron “Was ich liebe”, “Links 2-3-4”, “Sex”, “Tattoo”, “Sehnsucht” y “Zeig dich”. Cuatro temas del nuevo disco y dos clásicos de Mutter y de Sehnsucht. Ya me habían hecho “spoiler” – eso de usar palabras trendy hace más cool– que incluían en un set de 22 temas 10 del nuevo trabajo.

El escenario en sí era fastuoso y grandioso y con un equipo de sonido a la mista talla. Fuerte, claro, con contundencia, bajos remarcados y nitidez prodigiosa pese al volumen del recinto. Desde mi posición en la parte izquierda del escenario en la grada se escuchaba atronador. En algún momento que otro, sobre todo al comienzo del recital, se perdía la voz opacada por el retumbante bombo de Christoph. Cada vez que veo RAMMSTEIN siempre la misma pregunta. ¿Qué clase de pecado habrá cometido Christian para tener que estar sobre la cinta andadora en movimiento y sin parar?

Después de los seis primeros temas iniciales, una de mis favoritas y por lo visto la de muchos. Supongo que mucho tiempo de espera para que llegase el concierto desde que se pusiesen a la venta las entradas y así escuchar en vivo los clásicos. “Mein Herz brennt” fue clamorosamente recibida. Y es el que el disco Mutter será difícilmente superable. Por ello, me faltó -siempre se puede ser más exigente- “Feuer Frei” y la propia “Mutter”.

Desaparición de Till por una plataforma móvil en el centro del escenario para reaparecer con un carro enorme de bebe recién nacido para interpretar “Puppe”. Tema de su actual trabajo llamado “Rammstein” que trata desgraciadamente de un tema demasiado frecuente en la sociedad donde la prostitución se practica en la puerta de al lado donde el hijo de ésta “descansa” con sus muñecas. Al final, carro quemado en alegoría a los pocos buenos finales de estas turbias situaciones.

Parce ser que suena muy industrial y muy de los 90’s el tema “Heirate Mich” por la poca multitudinaria acogida. Para enfriar un poco más las temperatura.”Diamant” de su nuevo trabajo. Y sin darnos cuenta, casi el ecuador del concierto y pausa para los seis alemanes.

Sesión de techno para “Deuschland” en formato remix durante unos minutos con el escenario vacío para dar paso a la misma en versión directo donde cuatro integrantes lucían trajes con fluorescentes blancos que creaban efectos visuales eclécticos. Sin duda una joya que se han sacado en el último disco. Acompañado por un escenario que trabajaba en todo su esplendor por un juego de luces apabullante. Canción con una composición, estructura y ritmo destinada a ser una de las aclamadas en concierto venideros.

Tiempo de clásicos

“Radio” que sirvió de enganche entre lo anterior con un notable como nota media cargado de luces, humo y pirotecnia a la parte final del concierto cargado de clásicos y con un sobresaliente como marca.

Para este arranque final “Mein Tail” con Flake dentro de una olla que casi acaba cocinado por la insistencia de Till de abrasarlo con un lanzallamas. Locura desbordada y solo una podía incrementar la enajenación colectiva, “Du Hast”. Suerte que el estadio fue pensado como un recinto de cinco estrellas y robusto porque si no, ante aquel empuje emocionado del público hubiese colapsado.

“Du, Du hast, Du hast mich” sonó bien fuerte. Seguro que los del Primavera Sound lo escucharon también. «Sonne” otra de mi top 3 fue la emotiva sucesora donde otra vez el escenario fue la mitad de la gran consecución del tema.

Primer intento de retirada, pero en un buen golpe de efecto, mientras el 80% de los asistentes miraban el escenario principal, los alemanes salieron en el escenario central donde las teloneras habían dado el recital de piano. Interpretaron “Engel” en una versión acústica y siguiendo el hilo de las dos francesas.

No es como uno espera escucharla, pero el regreso en barcas inflables de los músicos por encima del público fue otra de las extravagancias y excentricidades que sólo cabe en el imaginario de RAMMSTEIN.

Empezando a hacer recuento de que ha sonado y que cuales son los premios gordos del concierto. Para el quinto, “Aüslander” que… bueno… Bien para el directo. El cuarto premio, ahora sí, cosa seria, “Du riechst so gut” con pirotecnia en el mástil de Lindeman. Si todo era calor, traca y fuego pues ahora “semen-confeti” para todos desde el cañón falo mientras suena, ¡Claro! «Pussy».

Los temas “Rammstein” y “Ich Will” para decir adiós al concierto con artificio y fuego desde todos lados. Centallas, ruido, música, gritos, fuego, bombo… Esto es RAMMSTEIN .

La gran expectativa generada por los alemanes al presentarse en un estadio y rompiendo su tope de pabellones y encabezar grandes festivales ha sido un gran acierto. No cabe duda que no puede haber ni una persona que no haya disfrutado del concierto. Siempre están los “tribuneros” de los conciertos que primarán que se han dejado por ejemplo “Amerika” y su wonder-bra, pero no todos los gustos son homogéneos. Una cosa sí es segura, RAMMSTEIN ha encontrado su fórmula para hacernos felices en sus conciertos.

(Texto: Miquel Raga)

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.