Cierre contrastante en HELLFEST

Tras una inyección de adrenalina y música potente, el cierre del Hellfest 2019 tuvo un pequeño bajón en su concierto de cierre.

La tarde y noche del domingo 23 de junio DE la edición de Hellfest 2019 fue apoteósica.

 

La afluencia de público fue brutal, al igual que a lo largo de la jornada de tres días más el Knotfest del jueves 20; para muchos de los fanáticos del rock y metal esta edición fue un ciclo de resistencia física dada la cantidad de bandas que tocaron –134, según la organización–, la amplitud de las instalaciones y la generosa oferta de actividades, compras, sitios para beber, para comer y el buen tiempo que acompañó esta jornada, soleado y caluroso.

 

El domingo a las 22 horas los rostros de cansancio y humor etílico se reflejaban fuertemente entre los fanáticos de todas las edades, algunos bronceados o excesivamente quemados por el fuerte sol que caía sobre la comunidad de Clisson.

 

El cansancio que provocó las largas jornadas de conciertos hacía mella, ya que a lo largo de tres días la dinámica obligaba correr del mainstage 1 a las carpas de conciertos como el Temple, o pasar del Valley al Altar y del Warzone al mainstage 2, sorteando gente dormida en el césped, sentada para tomar energía o grupos de amigos que departían afablemente escuchando su música favorita.

 

Al anochecer del domingo, cuando algunos puestos de comida comenzaban a sufrir escasez de platillos y hasta el licor y la cerveza iban desapareciendo de los anaqueles de la zona bar VIP, el efecto de música potente inyectada a la vena era urgente para contar con la energía suficiente para el gran cierre.

 

El potente sonido americano

 

Y quien mejor que la mítica banda norteamericana Slayer para subir la energía y la adrenalina a las 23:00 del domingo 23 de junio, el penúltimo concierto del gran cierre del Hellfest 2019.

 

La clásica banda de metal, Slayer, llegó a Clisson como parte de su gira final antes de disolverse tras 35 años de producción musical ininterrumpida.

 

Complaciendo con clásicos y nuevas propuestas, el potente sonido de la banda, con su característico bit eléctrico y sostenido, inyectó la adrenalina y el entusiasmo demandando por el agotado público que había disfrutado de un largo y soleado domingo.

 

He de confesar que los bajistas de este grupo me parecen portentosos en su técnica e interpretación, como todo buen bajista estadounidense, poseedores de un talento indiscutible para interpretar y dar una sonoridad especial con este instrumento, un must en el género metal y rock.

 

Y estábamos inyectados, despabilados y entusiasmados, disfrutando de un juego de luces pirotécnicas que anunciaban la llegada al escenario del grupo de cierre, Tools, una banda de culto.

 

Pero cuando se oscurecieron las pantallas y comenzaron los primeros acordes de una de las piezas del último álbum de Tools, aquello fue un balde de agua fría.

 

Sin poder apreciar los rostros de sus integrantes y proyectando un videoclip clásico del estilo de la banda, el mood de Tools no fue, en mi criterio, el mejor para el gran cierre de un megafestival de esta envergadura.

 

Su estilo metal progresivo, reposado, lento, introspectivo, y de sus integrantes, lejanos con el público, de perfil bajo, centrados en su interpretación y no en interactuar con el público –lo que sí tuvimos a lo largo de los cuatro días de conciertos con prácticamente todos los grupos–, provocó un bajonazo de energía y de entusiasmo.

 

A las 01:00, poco a poco, la plaza principal frente al mainstage se fue vaciando lentamente, algunos buscando música más activa en otros dos escenarios aledaños o emprendiendo el regreso a sus casas, sus tiendas o procurando algún bar abierto dentro del gran recinto del festival para celebrar el cierre de este mítico festival.

 

Tool es una banda ideal para espacios cerrados, más pequeños e íntimos que permitan disfrutar mejor de su propuesta musical y no para cerrar un festival tan intenso y potente como es el de Hellfest.

 

¿Por qué apostar por una agrupación que no encajaba en el formato de metal de este festival? A mí, personalmente, me dejó un sinsabor este grupo norteamericano para cerrar un festival que, en términos generales, estuvo impecable. Pero no todo puede ser perfecto.

 

Esperamos que los organizadores del Hellfest 2020 tomen en cuenta este inconveniente y nos sorprendan con otra experiencia más potente y cargada de adrenalina para el cierre del festival número 15.

 

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.